martes, 30 de septiembre de 2014

Cuestión de escalas: nuestro lugar en el espacio y el tiempo







Aquí estamos. Nuestro hogar, la Tierra.

Desde hace miles de años nos sentimos especiales, tocados por una especie de “don divino”. Los reyes del mundo, la especie dominante en la Tierra, el único planeta con vida. Seres inteligentes capaces de moldear el entorno a nuestro antojo. Todo ha sido dispuesto para que nosotros, los humanos, podamos servirnos de lo que la Tierra nos ofrece. El Universo parece estar ahí para nosotros, "creado" para nosotros. Demasiadas coincidencias para pensar que pueda ser debido a la casualidad.

¿Piensas que perteneces a la especie más importante de la historia? ¿Sientes que somos una especie superior? Es normal. Nuestra escala en el espacio-tiempo nos hace tener esta percepción. 

Tenemos la percepción de que los humanos llevamos en la Tierra un tiempo inmenso. Incluso nos parece inmenso el tiempo que llevamos en la etapa actual, resultando muy difícil imaginar un mundo diferente, con una estructura socio-económica diferente. Además, para cada uno de nosotros nuestro planeta parece también un lugar muy grande. Un planeta que pareciera ofrecernos recursos ilimitados para continuar con nuestro desarrollo, con nuestro crecimiento sin fin.

Pero como hemos indicado en otras ocasiones, nuestra percepción de las cosas no tiene por qué mostrarnos toda la realidad. Todo cambia cuando cambiamos de perspectiva. Nuestra relación con el Universo se ve de manera completamente diferente si intentamos mirar más allá de nuestra escala espacio-temporal, encontrándonos con otra realidad: somos una especie insignificante, de un mundo insignificante, viviendo un insignificante instante de tiempo de la historia del Universo.

Pero vayamos por partes. En esta entrada veremos el lugar que ocupamos en el Universo respecto al espacio y al tiempo.



Nuestro lugar en el espacio:



«Tierra» de Andrew Z. Colvin -
- La Tierra. Nuestro mundo. Nuestro hogar. Un mundo con millones de especies diferentes. Entre todas ellas, nosotros. Más de 7.000 millones de personas. El tercer planeta del Sistema Solar. Un planeta de 12.742 km de diámetro, un tamaño muy pequeño si lo comparámos con Júpiter, unas 1.400 veces más grande que la Tierra. O más pequeño aún comparado con nuestro sol, 1.300.000 veces el volumen de la Tierra. 


«Sistema Solar» de Andrew Z. Colvin -


- El Sistema Solar. El sistema formado por nuestro Sol, ocho planetas (incluido el nuestro) y numerosos objetos astronómicos más en órbita alrededor del mismo. Ocho planetas girando alrededor de nuestro Sol, una estrella más de entre algunos CIENTOS DE MILES DE MILLONES de estrellas que forman nuestra galaxia: La Vía Láctea.



«Vía Láctea» de Andrew Z. Colvin -
- La Vía Láctea. Nuestra galaxia. Una galaxia espiral con un diámetro de 100.000 años luz. ¡A la velocidad de la luz tardaríamos 100.000 años en atravesarla! Con miles de millones de estrellas, miles de millones de sistemas planetarios. La segunda galaxia en tamaño (después de Andrómeda) de entre las más de 40 galaxias que forman el Grupo Local.



«Grupo Local» de Andrew Z. Colvin -
- El Grupo Local. Nuestro grupo de galaxias cercanas. Alrededor de 40 galaxias. Cada una de ellas con sus miles de millones de estrellas, con sus miles de millones de planetas. Con un diámetro de varios millones de años luz. Un grupo más de galaxias de entre un centenar de grupos pertenecientes al Supercúmulo de Virgo. 


«Supercúmulo de Virgo» de Andrew Z. Colvin -


- El Supercúmulo de Virgo. Un centenar de grupos o cúmulos de galaxias. Grupos de galaxias con sus miles de millones de estrellas cada una. Las cifras marean… Un supercúmulo más de galaxias de los MILLONES de supercúmulos que conforman el Universo Observable.

«Universo Observable» de Andrew Z. Colvin -


- El Universo Observable. Una parte de la totalidad del Universo formado tras el Big Bang. La parte del Universo que podemos detectar porque su luz ha llegado a nosotros (más allá, las estrellas están tan alejadas de nosotros que su luz todavía no nos ha alcanzado). Formado por millones de supercúmulos. Cientos de miles de millones de galaxias con miles de millones de estrellas con miles de millones de planetas cada una. Nuestro Universo, ¿un universo más de entre los infinitos posibles universos? Quizás algún día lo sepamos...

La Tierra ya no parece un lugar tan grande... 




Nuestro lugar en el tiempo: 


El Universo tiene una edad aproximada de 13.800 millones de años. Para poder comprender mejor nuestro lugar en el tiempo, extrapolaremos todo el tiempo de la historia del Universo a un calendario anual. Es decir, consideraremos los 13.800 millones de años de existencia del Universo como si hubieran transcurrido durante un año de nuestro calendario. Esta escala fue popularizada por Carl Sagan en la serie de televisión Cosmos (que recomiendo muy encarecidamente, tanto la original, como la nueva versión estrenada este año y presentada por Neil deGrasse Tyson). En esta escala, cada mes se corresponde con 1000 millones de años y cada día con 200.000 años.

Imagen del Calendario Cósmico de la serie Cosmos (2014)


Pues bien, utilizando esta escala tenemos las siguientes fechas significativas: 

1 de enero, 00:00 horas. Hace 13.800 millones de años. El comienzo del Universo: el Big Bang. Una inimaginable "explosión" origen del Universo y del espacio-tiempo.

- 10 de enero. Hace 13.400 millones de años. Por efecto de la gravedad comienza a agruparse materia y se forman las primeras estrellas.

- 13 de enero. Se forman las primeras galaxias.

- 15 de marzo. Hace 11.000 millones de años. Se forma nuestra galaxia, La Vía Láctea.

- 31 de agosto. Hace 4.500 millones de años. Se forma nuestro sol y la Tierra.

- 21 de septiembre. Hace 3.500 millones de años. Aparecen los primeros signos de vida: evolucionan los primeros organismos unicelulares en los mares.

- 17 de diciembre. La vida pasa del mar a la tierra. Evolucionan las plantas y los animales.

- 30 de diciembre. Un gran meteorito impacta en la Tierra, provocando la extinción de los dinosaurios, lo que posibilita la evolución de los mamíferos. 

- 31 de diciembre. 21:45 horas. Nuestros ancestros dejan de andar a cuatro patas y se ponen en pie. Comienzan a caminar.

- 31 de diciembre. 23:00 horas. Comienza la evolución de los humanos. Toda la historia que conocemos ocupa los últimos 14 segundos, tras el comienzo de la escritura. Cuando quedan 2 segundos para la media noche, el descubrimiento de América. Durante el último segundo, empezamos a usar la ciencia... ¡Todos los avances científicos y tecnológicos durante el último segundo!


 
En resumen, nuestro lugar en el espacio y el tiempo: "Un casi imperceptible punto en el vasto océano del Cosmos".

Un planeta de entre millones y millones de planetas más que están ahí fuera. ¿Planetas con vida? Bueno, como apuntó Carl Sagan: "Si no hubiera nadie más ahí fuera… ¡Cuánto espacio desperdiciado!" 

El Universo es caótico y complejo. Estamos aquí debido a millones y millones de hechos casuales que han sucedido a lo largo de la historia del Cosmos. Plantearse un "diseño inteligente" del mismo, un "plan maestro" desarrollado específicamente para nosotros, no es necesario a día de hoy, no tiene sentido. ¿Cómo podemos pensar que el Universo, con nuestro mundo, ha sido "creado" para nosotros? Sinceramente, me parece una postura demasiado prepotente, vanidosa y egocentrista.

Tan sólo somos una especie más que habita un insignificante planeta en un insignificante instante de la historia del Universo. Una minúscula mota de polvo en la inmensidad del Cosmos. Prácticamente nada. Únicamente estamos en la Tierra un mísero 0.005 % de su historia. Y un ridículo 0.002 % de la historia del Universo. Muchas otras especies han vivido en nuestro planeta, y muchas otras vivirán cuando nosotros no estemos en él. Los dinosaurios, por ejemplo, vivieron durante 160 millones de años. Nosotros no llevamos aquí ni 0.26 millones de años, sólo un 0.16 % del tiempo que vivieron los dinosaurios.
 

¿Y aún así pensamos que la Tierra nos pertenece? ¿Cómo podemos seguir agotando los recursos del planeta y contaminándolo? ¿Cómo podemos continuar destruyéndonos entre nosotros? Una cosa está clara: Para nuestro hogar, La Tierra, importan poco nuestras guerras, el cambio climático, la contaminación, el agotamiento de los recursos naturales, etc. La Tierra continuará con su historia hagamos lo que hagamos los humanos en ella. Pero nosotros… ¿podremos seguir viviendo en ella si continuamos por el camino actual? No creo en la total extinción de nuestra especie debido a nuestras propias acciones. Pero de continuar así, pensar en un colapso de nuestra civilización no es nada descabellado. Un colapso que implicaría más guerras, hambrunas, pobreza, desigualdad, etc.

Cada vez hay más organizaciones que alertan de esta amenza y los líderes mundiales comienzan a hablar tímidamente del asunto. Sin embargo, seguimos viviendo inmersos en “el aquí” y “el ahora”. Nuestras acciones, toda la política global, continúan condicionadas por nuestra escala, aunque mucho me temo que el problema no tardará en meterse de lleno en ella. Y para entonces quizás sea demasiado tarde...

Para terminar, os dejo con el vídeo “Ese pequeño punto azul pálido”. Un vídeo con una reflexión de Carl Sagan, incluida en su libro: "Un punto azul pálido:una visión del futuro humano en el espacio", publicado en 1994. Un vídeo corto con una de las reflexiones más importantes que cada uno de nosotros deberíamos hacernos. 



    

No hay comentarios:

Publicar un comentario